Grupos reducidos de inglés

Grupos reducidos de inglés. En GANETA KIDS apostamos por tener pocos alumnos, para conseguir una mayor participación en la dinámica de clase, lo que permite a nuestros niñ@s aprender más rápido. Por otro lado la enseñanza es más personalizada ya que el profesor no tiene que desarrollar estrategias para muchos alumnos y puede centrarse en las necesidades de cada uno con mayor precisión. Todos sabemos que con un grupo de alumnos más grande se harían “corrillos”, y se perdería el hilo de las clases.

Es evidente que un método de enseñanza y el ritmo de una clase se ajustan con mayor facilidad cuanto menor sean los componentes del grupo; a la hora de aprender jugando en GANETA KIDS  hay una eficaz interacción entre niñ@s y profesores lo que convierte a nuestras clases en un espacio cálido y acogedor, adaptado a las necesidades de cada alumn@. Los grupos reducidos permiten un contacto permanente, una empatía para poder plantear cualquier duda en cualquier momento de la clase. Permite a los profesores observar y prestar más atención a las capacidades concretas de cada alumno así como a su ritmo de aprendizaje. Y de esta forma se les puede motivar y ayudar a aprender de una forma más personalizada y efectiva, creando un ambiente más familiar, dinámico y colaborativo

En GANETA KIDS nos preocupamos para que nuestros alumn@s reciban clases personalizadas basada en la cercanía y la diversión. Con nuestro método LEARN PLAYING los juegos en grupos reducidos son más divertidos y estimulantes, para los alumnos más tímidos, la confianza es mayor y ayuda a que nadie se cohíba a la hora de preguntar o de realizar ejercicios ante los compañeros. Lo esencial es que los niños tengan muchas oportunidades de hablar, de interactuar y de sentirse el centro de atención en cada lección.

La cercanía  es una parte importante del aprendizaje, ¡y en nuestras clases nacen grandes amistades!

En los grupos pequeños de GANETA KIDS las clases son distendidas, los niños interaccionan entre sí y se crea un ambiente que aumenta el estado de ánimo y motivación de todos los alumnos para un divertido aprendizaje. ¡Les encanta venir a clase, por algo será!